Los Hoteles Más Románticos de Costa Rica.

Ver todos Hoteles en Costa Rica

Con sus bellos bosques, playas de arena, y lugares remotos, es de esperar que las parejas elijan Costa Rica para una escapada romántica. Los amantes de la naturaleza disfrutarán de una estadía eco-consciente y los aventureros podrán practicar senderismo y tirolesa. El alojamiento ofrece pequeños y apacibles hoteles boutique hasta grandes hoteles con todas las comodidades. Hemos visitado decenas de lugares para comprobar cuáles son los sitios más recomendables que ofrece Costa Rica para unas románticas vacaciones.  

  1. Lujoso en todo sentido, este complejo de 16 habitaciones, Nayara Springs sólo para adultos es el mejor de la zona para parejas que buscan romanticismo y privacidad -- pero muchos no querrán prescindir de las vistas al volcán. Habitaciones amplias y rústicas pero lujosas que incluyen en la tarifa varios servicios (productos del minibar, llamadas internacionales sin cargo) y dispositivos (reproductor de música Bluetooth, cafeteras espresso). Su competidor más cercano es el Nayara Hotel, Spa & Gardens, que es justamente su hotel hermano y una opción familiar (este tiene vistas al volcán). El hotel se encuentra a 15 minutos de la ciudad La Fortuna, pero la mayoría de los huéspedes parecen preferir quedarse en el hotel.

  2. Tulemar Bungalow & Villas combina la privacidad de un bungalow con la conveniencia de los completos servicios de un hotel, sin ser pretencioso en absoluto. Cuenta con 45 lujosas residencias distribuidas en un complejo de 33 acres que tiene acceso privado a la playa Tulemar, donde se encuentra el único restaurante con vista al mar de Manuel Antonio. Las habitaciones van desde acogedores pero más antiguos bungalows con ventanas del piso al techo, hasta la increíble Casa Las Nubes, con arquitectura sorprendente y una piscina infinita semicubierta. Todas las unidades tienen Wifi gratis y un conserje personal. Buena Vista del Sol sirve comida y bebidas junto a una de las cuatro piscinas infinitas, pero el desayuno no está incluido en el precio de la habitación. Se percibe una atmósfera de aislamiento en el lugar, no obstante está convenientemente ubicado cerca de una tienda de comestibles y una lavandería.

  3. Inmerso en una reserva natural de 14 acres, Gaia es un hotel sólo para adultos que ofrece a sus huéspedes un lugar tranquilo con una perfecta combinación de atención personalizada y extrema privacidad. Con sólo 29 habitaciones --todas con camas enormes y muy cómodas-- los huéspedes sentirán que tienen todo el lugar para ellos solos.

  4. Este lujoso hotel boutique de siete habitaciones con todo incluido está ubicado sobre una ladera desde donde se puede ver el bosque seco y a lo lejos el mar. La atmósfera silenciosa y de retiro se logra debido a que admite sólo adultos. La decoración es moderna con numerosos asientos blancos y piezas de arte contemporáneo. La piscina es el centro de reunión, donde los huéspedes pueden relajarse, trago en mano, y disfrutar del paisaje. Si bien el hotel no e encuentra sobre la playa, los huéspedes disponen de un servicio gratuito que en cinco minutos los lleva a la Playa del Coco y a otras playas cercanas.

  5. Makanda by the Sea es un exclusivo y romántico hotel boutique enclavado en la colina Manuel Antonio (no admite menores de 16 años). Algunas de las 12 Villas y Estudios están en construcción, por lo cual hay bastante ruido y algunos aún no han sido modernizados. Villa 12 es la unidad más nueva y más lujosa, con piscina privada infinita, dos dormitorios y una moderna cocina. Todas las habitaciones tienen vista al mar e incluyen el desayuno entregado diariamente.

  6. La Mansion Inn es un hotel boutique de gama media- alta ideal para recién casados que cuenta con decoración y accesorios no habituales en Manuel Antonio. El dueño era amigo del famoso explorador marino Jacques Cousteau y la temática del fondo del mar es evidente en los acuarios que hay en el lobby. Las habitaciones son espaciosas y acogedoras, con suficiente luz natural y TVs de pantalla plana. El bar Bat Cave ambientado a media luz fue construido en una cueva natural. Afuera, el Terrace Restaurant y la piscina ofrecen vistas panorámicas continuadas tanto de la playa Manuel Antonio como del puerto. No es recomendable para menores de 12 años.

  7. Issimo Suites Boutique Hotel y Spa es un lugar pequeño y exclusivo ideal para los más románticos que visitan Manuel Antonio. Todas las habitaciones son suites y cuentan con hidromasaje, vista al mar y minibar. El Restaurante Issimos ofrece sin cargo desayuno bufé de lujo y especialidades Italianas para el almuerzo y la cena, todo con vista al Océano Pacífico. La piscina no es gran cosa, pero está abierta las 24 horas y cuenta con un bar para disfrutar cócteles al atardecer. No se admiten menores de 16 años.

  8. Ubicado en un lugar exuberante y remoto, el Punta Islita ofrece a sus huéspedes tiempo de sobra para estar solos. Luego de disfrutar de la increíble piscina infinita, la exquisita cocina del Restaurante 1492 o un tratamiento en el spa, las parejas podrán descansar en una de las Casitas o Suites, que cuentan con Jacuzzis privados o piscinas de inmersión, camas extra grandes con dosel y enormes hamacas sobre terrazas con vista a los pintorescos jardines y al océano.

  9. Hotel boutique de 31 habitaciones focalizado en la tranquilidad y el bienestar y ubicado en las afueras del desbordante Tamarindo, Cala Luna ofrece un ambiente ecológico y playero. La enorme piscina, el bar y el restaurante son el centro de reunión del hotel y a su vez cuenta con un pabellón de spa y yoga inmerso en un selvático entorno. Las parejas encuentran su refugio en lujosas habitaciones estilo bungalow con techos abovedados y espaciosas bañeras mientras que las familias prefieren las villas de dos o tres dormitorios con piscinas privadas. El enfoque de bienestar físico que tiene el hotel pone énfasis en las clases diarias de yoga y en el restaurante que utiliza ingredientes orgánicos y ecológicos, algunos cultivados en su propia huerta orgánica. No está ubicado sobre el mar pero los huéspedes pueden caminar cinco minutos por un sendero panorámico y acceder a una playa solitaria que es rocosa y no apta para nadar, especialmente cuando hay marea baja.